BEXSERO, LA VACUNA DE LAS LISTAS DE ESPERA…

Hoy os quiero contar por qué muchos padres se están apuntando en las listas de espera de las farmacias buscando la nueva vacuna contra la meningitis B BEXSERO® . Lee el resto de esta entrada

Cuidados básicos de un bebé

Cuando tuve a mi primer hijo, me asaltaron muchas dudas sobre cómo asearlo. ¿Lo podía duchar, o era mejor sólo limpiarlo en seco? Lee el resto de esta entrada

BRONQUIOLITIS Y BRONQUITIS INFANTILES: ¿Son lo mismo?

Pues sí, la única diferencia es que la  bronquiolitis es el primer episodio agudo de silibancias (pitos) de una enfermedad respiratoria viral que afecta a lactantes de menos de 24 meses; en cambio denominaremos  bronquitis a los siguientes episodios de esta enfermedad. Lee el resto de esta entrada

Estoy preocupada porque mi bebé “vomita” leche

El blog de hoy trata de la regurgitación (¡vaya palabrita!), que puede ser muy frecuente durante los primeros meses de vida del bebé, y que a los papis y mamis nos asusta y preocupa. Lee el resto de esta entrada

Mastitis: ¿Se acabó la lactancia?

La mastitis es algo que os puede ocurrir al dar el pecho a vuestros bebés y haceros desistir. Con este artículo espero aclarar vuestras dudas y temores….. Lee el resto de esta entrada

LA VUELTA AL COLE

Dentro de pocos días, como cada año, nuestros hijos tienen una cita: la vuelta a la guardería o al cole. Para la mayoría, supone una alegría, por lo que esperan con ilusión que llegue ese día. Para otros, y para sus padres sobre todo, es algo nuevo que se mira con un cierto temor y respeto, mezclado con alegría e ilusión. Por eso, he querido recoger los principales aspectos que debemos tener en cuenta para que la vuelta al cole no solo no sea un suplicio sino que pueda ser aprovechada para implantar hábitos saludables en la familia.

  1. Ir al colegio por primera vez
    En el caso de aquellos niños que el año pasado no iban a la guardería y que ahora empezaran el cole, debemos tener en cuenta que se enfrentan a una situación nueva y extraña, se separan de los papis y se quedan con gente que no conocen. Aunque para algunos niños eso no les supone mucho trastorno porque son más sociables, para otros es una situación estresante que les provocaangustia y sensación de inseguridad. periodo_adaptacion_colegio1 Los lloros en la puerta del colegio es un espectáculo habitual de esos primeros días. No podemos evitar que los peques lloren pero hemos de intentar adoptar frente a esa situación una actitud firme, alegre y cariñosa y transmitir a nuestros hijos seguridad, no compasión ni pena. Dependiendo de la edad, funciona muy bien prepararlos unos días antes, yendo con ellos a ver la escuela y a comprar lo que necesiten. Así, por lo menos, el edificio y las cosas que vayan a utilizar no les resultarán extrañas cuando empiecen el colegio por primera vez.
  2. ¿Qué pasa si todavía lleva pañal?
    En muchas ocasiones, los padres consultamos desesperados al pediatra porque el niño tiene  que empezar el cole y aún lleva pañal. La edad del control de esfínteres oscila entre los dos y los tres años, por lo que hay algunos que no han conseguido lograrlo cuando empieza el curso. No hay que obsesionarse: en general, todos los niños aprenden a hacerlo por esa época y será más fácil si empiezan a ver a otros que ya lo hacen.
  3. Empezamos con el cole… y con él los resfriados
    Otro problema con el que nos enfrentamos padres y niños es el de las infecciones respiratorias repetidas.La mayoría de niños que hasta este momento no hayan ido al cole o a la guardería, no habrán tenido contacto con muchos microbios y, por lo tanto, no habrán formado su sistema inmunitario frente a ellos. Por eso, es habitual que se empiecen a poner enfermos cada dos por tres.En realidad,  la excepción es el niño que no se pone malito. Por lo tanto, si las infecciones son leves, el niño goza de buena salud entre ellas, va creciendo y está alegre y activo, no debemos agobiarnos aunque tenga mocos y tos casi siempre, o fiebre muy a menudo.
  1. ¿Qué podemos hacer para prevenir las infecciones respiratorias?
  • Enseñarles a taparse la boca cuando tosen y a lavarse las manos son medidas higiénicas muy importantes y efectivas. Así actuamos frente a las dos vías principales de contagio.
  • Debemos procurar que el niñono asista al cole o guardería mientras esté enfermo para no contagiar al resto de niños.
  • Evitar, en lo posible, que los lactantes pequeños inicien la guardería en los meses de invierno por el alto riesgo de padecer bronquiolitis.
  • Evitar también los enfriamientos por cambios de temperatura. Hay que abrigarlos bien cuando sea necesario, pero no en exceso.guarderia-dias
  • La alimentación es un factor de prevención muy importante. Se ha demostrado que la dieta mediterránea, por ser una dieta equilibrada y rica en frutas y verdurasy, por tanto, rica en vitaminas A  y C, así como en antioxidantes como los betacarotenos, los flavonoides o el licopeno, previene en parte, las infecciones. Por otro lado, el intestino también constituye una barrera defensiva y un yogur al día que contenga probióticos sirve para conservar la flora intestinal. La dieta rica en fibra y tomar agua previenen el estreñimiento que algunos niños sufren cuando empiezan el cole. Resulta indispensable, por tanto, que sus dietas incluyan uvas, arándanos, frutos rojos, zanahorias, tomates, pimientos rojos, naranjas o kiwis, entre otros. A algunos vegetales como el ajo, la cebolla, los puerros y los rábanos se les atribuyen propiedades antivíricas y antibacterianas. Todos estos alimentos también son útiles en la prevención del asma. Por otro lado, debemos recordar que no es en el cole o en la guardería donde los niños deben aprender a comer de todo. Aunque haya padres que piensen “ahora, en el comedor, aprenderá a comer”, somos nosotros los responsables de la educación de nuestros hijos y no debemos delegar esta obligación en otros.
  • Promover que realicen actividad física diaria al aire libre no contaminado.
  • Suprimir el humo del tabaco del entorno del niño.
  1. Los nuevos horarios, mejor poco a poco
    Hay que ser muy conscientes de que, en el momento de volver al cole, los niños llevarán casi tres meses levantándose cuando quieren, con un horario de comidas bastante irregular, y, a veces, una dieta poco equilibrada. Si el tipo de vacaciones se lo ha permitido, algunos habrán tenido la ocasión de estar mucho tiempo con sus padres, familiares y amigos. Por todo ello, se tendrán que adaptar a la nueva situación que les impone la rutina del colegio, empezando por los horarios. Por ello, es recomendable que, antes de iniciar el curso, levantemos a los niños un poco antes cada día y que los acostemos un poco antes también. Así, si lo hacemos progresivamente, cuando el niño tenga que empezar el cole, ya estará adaptado al nuevo horario. familia-conejitos
  2. Reservar un tiempo cada día para compartir en familia
    Es importante planificar la vida de la familia de tal manera que la jornada no esté ocupada en su totalidad y que padres e hijos podamos compartir un tiempo. Una comida en familia (hoy en día es la cena), es un excelente momento para estar juntos, comentar lo que se ha hecho durante el día, preparar entre todos la cena y la mesa, o recogerla después. Después, además, podremos iniciar el ritual de irse a la cama, sin quedarse a ver la TV. Estos tres factores contribuyen a disminuir la obesidad y el sedentarismo, y están relacionados con un mejor rendimiento escolar e, incluso, con una disminución de la drogadicción con posterioridad.
  3. El desayuno en casa es imprescindible
    Los niños deberían tomar un buen desayunoantes de ir a la escuela y eso se consigue la mayoría de las veces reservando el tiempo necesario para hacerlo: si queremos que en cinco minutos se tomen un vaso de leche o un yogur, zumo o fruta y tostadas o un bizcocho, tendrán dolor de barriga y no querrán desayunar bien al día siguiente. En cambio, si tienen un cuarto de hora más para tomar el desayuno, les sentará mejor. Y no hay que olvidar lo importante que es un buen desayuno para poder rendir bien en la escuela y en el trabajo.
  4. Los padres somos padres, no profesores
    Otro punto que es importante recordar es que los padres hemos de hacer de padres, no de profesores. Eso supone que, desde el inicio de curso, deberemos estar atentos al horario escolar y a las asignaturas de cada día, y distribuir el horario y los deberes durante la tarde, así como tratar de compaginar con ellos las actividades extra escolares. Por ello, es importante repasar su agenda cada día, pero también tenemos que procurar que tengan tiempo para jugar. Los niños no son “pluriempleados”. jardin-de-infantes-seccion-fotos
  5. Al colegio también se va caminando
    El sedentarismo es uno de los grandes males de la infancia de nuestro tiempo y se considera que es una de las causas del elevado porcentaje de obesidad que hay actualmente entre los niños. De forma general, los niños deberían hacer una hora de actividad física moderada cada día. Y eso incluye la práctica de algún deporte, pero también propiciar que los niños sean activos a lo largo de todo el día. En el colegio ya pasan muchas horas sentados, así que una buena opción para compensarlo es ir a la escuela, o regresar de ella, a pie. Si el colegio está muy lejos de casa no será posible, pero, incluso así, deberíamos tratar de que los niños recorran algún tramo caminando. Así que, papis, tendremos que abandonar la idea de aparcar el coche ante la misma puerta del colegio o de coger el metro o el autobús en la parada que más cerca quede, y facilitar que nuestros hijos se muevan.

Espero que todos estos consejos nos ayuden a que la vuelta a la rutina y la normalidad que supone el inicio del nuevo curso escolar se afronte de la mejor manera posible y permita, incluso, implantar algunos cambios positivos que mejoren la salud de nuestros hijos.

¿CUANDO EMPIEZO A LAVARLE LOS DIENTES A MI BEBE?

¿Sabías que el 40% de los niños tiene caries dental cuando entra en la guardería? Empezar a limpiar la boca de los bebés, incluso antes de comenzar con la dentición, es fundamental para prevenir la presencia de bacterias que están asociadas a la caries dental y otras afecciones infecciosas, que desde el primer momento están en la saliva del niño.

Hay cuatro factores que influyen en la presencia de caries en una persona: dientes susceptibles y frágiles, la placa dental bacteriana que se acumula en los dientes por un mal cepillado, el tipo de alimentación (algunos alimentos favorecen la desmineralización de los dientes) y el tiempo de exposición de las bacterias causantes en la boca.

Hoy os daré unos consejos para conseguir que vuestros peques tengan unos dientes sanos y fuertes:

  • Comienza la limpieza de las encías desde el nacimiento, una vez al día, aprovechando el momento del baño. Puedes utilizar una gasa húmeda, la punta de un pañito limpio humedecido en agua o un dedal de silicona.
  • A partir de la erupción del primer diente (alrededor de los 6 meses de edad)  es imprescindible que se inicie la higiene bucal dos veces al día; por la mañana y por la noche. Puedes utilizar una gasa, la punta de un pañito limpio humedecido en agua o un dedal de silicona para limpiarle dientes, encías, lengua y paladar.
  • Niños de un año o más: realiza la higiene bucal dos veces al día con un cepillo dental del tamaño de su boca, los hay de 0-24 meses. Si tu bebé no se despierta a comer durante la noche ni come dulces, puedes realizar el cepillado solo con agua. En caso contrario, deberás usar pasta dental de 1000 ppm de flúor en la cantidad de un granito de arroz (ya que generalmente se la tragan). No hay ninguna evidencia de que pastas de dientes con menos de 1000 ppm de flúor sean efectivas en la prevención de la caries. Sin embargo hay que vigilar la acumulación de flúor para evitar la fluorosis dental.
  • Si ya le salieron sus muelas: pasar el hilo dental entre las zonas de contacto entre las muelas antes de dormir. Puedes usar un hilo dental con cera o si lo ves complicado, utiliza posicionadores de hilo (flossers).
  • Consulta al odontólogo sobre la necesidad de aplicar fluoruros tópicos de acuerdo al riesgo de caries de tu hijo.
  • El uso de pastas dentales fluoradas es la mejor manera de prevenir las caries. Una vez que tu hijo/a haya aprendido a escupir, es indispensable  el cepillado con pasta dental de 1000 ppm de flúor en la cantidad de un guisante.
  • El cepillado dental en niños es efectivo sólo si es realizado por un adulto. Te recomiendo dejar que el bebé y/o niño juegue, sin embargo sugerimos que el adulto realice la higiene hasta que el niño posea la habilidad motora adecuada (aproximadamente a los 8 años). A partir de ese momento, hay que supervisar el cepillado nocturno hasta la adolescencia. A partir de los 6 años se puede utilizar una pasta con 1450 ppm de flúor en una cantidad de 1 o 2 cm (lo que suele medir la parte del cepillo que lleva los filamentos).
  • Recuerda que la higiene oral se realiza tanto para establecer unos buenos hábitos orales como para proteger sus dientes de leche. Al acostumbrar a tu bebé a una limpieza dental suave y a pasar el hilo dental, crearás un patrón de cuidados bucales que lo acompañarán durante el resto de su vida.

Y tú, ¿cuándo empezaste a lavar los dientes a tu bebé?

Un beso.

Mamiplus

SEMANA DE LA LACTANCIA MATERNA

Cuando nació mi bebé me surgieron un mar de dudas sobre si debía  dar el pecho o no a mi bebé. Lee el resto de esta entrada

UN MUNDO DE CHUPETES

El chupete tiene tantos detractores como defensores: cada vez que alguien comenta un inconveniente de su uso, otro destaca una ventaja. Lee el resto de esta entrada

¡OH NO! COMO PICA….

Si os habéis despistado y  el  repelente de insectos brilla por su ausencia y vuestros peques no están protegidos frente a picaduras de insectos variopintos (más…)